Reflexiones 2.0 (Enterprise y Personales) de Marco Cimino

un momento de pausa entre la presión de cada día….

El toro, la muleta y la mentira del torero

with 15 comments


Cuando nos hacemos grandes y fuertes, a medida que vamos ampliando nuestra cuota de mercado y acumulando satisfacciones, nos volvemos incómodos para los que no han sabido consolidar su posición o simplemente se encuentran en un momento difícil porque su modelo de negocio no sabe adaptarse a los cambios que sugiere el mercado.

Algunas personas son envidiosas, otras descargan su frustración sobre los demás, y otras desearían que los demás fueran igual de mediocres que ellos.

Una amiga, Gloria, hace unos días a la vez que me felicitaba diciéndome “bienvenido al éxito” me hizo reflexionar con una historia.

¡El toro es una máquina de matar! Desde que nace lleva en sus genes su capacidad de aniquilar al torero. Es grande, pesado, sin embargo ágil y veloz y tiene claro cuál es su objetivo.

Parece que nadie pueda frenar su ira, cuando baja en la arena busca al torero con un objetivo claro: matarle.

El torero en cambio es frágil. Se mueve delante del toro con pequeños pasos, casi ridículos pasos, encorsetados en un traje de fiesta, sacudiendo la muleta delante del toro para llamar su atención.

Ahí está el truco; si el torero tiene la capacidad de centrar la atención del toro en la muleta, este concentrará todos sus esfuerzos y toda su rabia contra un ridículo trapo fucsia, y perderá de vista su objetivo principal.

El torero es capaz de llamar la atención con la mentira de la muleta! Pobre toro.

Sin embargo, si el toro no se deja engañar por su frágil y embustero contrincante, y se concentra en lo que ha estado haciendo toda su vida, acabará matando al torero. Sin piedad, sin miramientos.

No dejes que quién te quiere hacer daño distraiga tu atención de lo que sabes hacer  y de lo que has hecho toda la vida. No dejes que las emociones distraigan tu mente de tus objetivos.  El tiempo (y la justicia, la del  hombre) acaba poniendo cada cosa en su sitio.

Anuncios

Written by Marco Cimino

mayo 9, 2010 a 12:42 am

15 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. El toro no es más que un herbívoro rumiante. Pesado, sí, y con cuernos. Para mostrarlos -más que para usarlos- durante sus reyertas con machos rivales. Pero no es carnívoro, no es depredador, no agrederá a un animal más pequeño que él si no percibe una seria amenaza. Suponer que un rumiante tiene instintos asesinos es humanizarlo. Una vaca o un toro son animales pacíficos e incluso tímidos. Y desde luego no son “ágiles” ni “veloces”.

    La próxima vez dile a tu amiga que se mire un libro de Zoología antes de sacarse una fábula de la manga.

    Rebeca Ruiz

    mayo 9, 2010 at 1:07 am

  2. jajajaja Rebeca, mi amiga sólo me quería explicar un concepto y utilizó una fábula… sin embargo hay toros que son mucho mas humanos que el mismo hombre!!

    un abrazo, y gracias por pasarte por aquí!!

    Marco Cimino

    mayo 9, 2010 at 1:11 am

  3. Me acabo de enterar del sentido de la fábula, Marco. Siento haber sido tan dura. Probablemente tu amiga debería haber puesto el ejemplo de un tiburón. Rápidos, despiadados y con nula inteligencia 😛

    ¡Ánimo y un abrazo!

    Rebeca Ruiz

    mayo 9, 2010 at 1:37 am

  4. Lo que yo te diga Marco, siejque la vida eh… eh… eh… cómo un toro…
    =p

    Molt coratge!

    Tona Pou

    mayo 9, 2010 at 8:39 am

  5. Buena fábula, ahora toca ir a lo nuestro y no dejarnos distraer por el débil torero.

    Muchos ánimos!!

    Xavier Yelmo

    mayo 9, 2010 at 10:17 am

    • me ha gustado “ahora NOS toca…”

      gracias!!

      Marco Cimino

      mayo 9, 2010 at 1:02 pm

  6. Bien… me gustó el cuento. Tomaré nota, a ver si logro aplicarlo como estrategia de crecimiento.

    David Soler

    mayo 9, 2010 at 11:47 am

    • recuerda que llegará el día en que la estrategia de crecimiento se convertirá en estrategia de supervivencia!

      abrazos!!

      Marco Cimino

      mayo 9, 2010 at 1:03 pm

      • pero es que yo ahora estoy en la de supervivencia… ya ves… o ¿quieres decir que esto es un bucle y llegaré a la de crecimiento para luego volver a la de supervivencia? 😦 ¡que horror! xD

        Nota: yo estoy aprendiendo a la fuerza a luchar como David contra Goliat… gggrrr

        David Soler

        mayo 9, 2010 at 11:16 pm

      • Sea lo que sea, no mires a la muleta!!!!

        :-))

        Marco Cimino

        mayo 9, 2010 at 11:50 pm

  7. Cervantes decía en el Quijote: “ladran, luego cabalgamos”. Ánimos!!!

    Luis

    mayo 9, 2010 at 6:39 pm

    • y cuanta razón tenía!

      gracias Luís, nos vemos!

      Marco Cimino

      mayo 9, 2010 at 6:47 pm

  8. […] y mejorando. Y de paso haré caso de Marco Cimino y trataré de poner en práctica la teoría del Toro, la muleta y el torero. Por si acaso. Porque, sinceramente, me daría mucha rabia que luego se llevaran la estrategia on […]


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: