Reflexiones 2.0 (Enterprise y Personales) de Marco Cimino

un momento de pausa entre la presión de cada día….

Posts Tagged ‘Berlusconi

Confieso: yo también voté Berlusconi

with 8 comments

Todo empezó con “manos limpias“,  la operación (tangentopoli o mani pulite) que el fiscal Di Pietro llevó con tanta precisión y eficacia a principios de los 90. Todo empezó con un dirigente del Partido Socialista, para luego llegar a algunos industriales del norte de Italia. La trama se fué expandiendo, se investigaron a millares de personas, incluido parlamentarios en activo. Las acusaciones en algunos casos fueron incluso consideradas excesivas al producirse algunos suicidios, como el de los empresarios Raul Gardini y Gabriele Cagliari que conmocionaron aún más al país.

Políticamente aquella “limpieza” casi no afectó a las elecciones generales del 92; de hecho en aquel entonces nadie podía imaginar hasta donde llegaría la corrupción de la clase política italiana.

Aún así la “Democrazia Cristiana“, el partido de centro que había gobernado Italia en los últimos 40 años, perdió 5 puntos en las elecciones del 92.Ganaron votos, en cambio, nuevos partidos como la Liga Norte.

Las proporciones del escándalo “manos limpias” en 1993 provocaron que se formara un gobierno de transición liderado por Carlo Azeglio Ciampi encargado de redactar una nueva ley electoral mayoritaria que sustituyera a la proporcional. Así se llegó a las elecciones generales del 1994 que supusieron la práctica desaparición de los partidos tradicionales que ya antes habían empezado a desintegrarse o incluso ya habían desaparecido como los democristianos. Las nuevas elecciones supusieron la aparición de nuevos partidos como Forza Italia y de la nueva política de bloques, obligada por la ley electoral mayoritaria que primaba al candidato sobre los partidos políticos.

En aquella época Silvio Berlusconi, líder del partido Forza Italia, posiblemente representaba todo aquello que una parte de la sociedad necesitaba, después de 40 años de gobierno falso y corrupto pero estable.

En toda aquella corrupción que había llegado a desintegrar 40 años de historia política, Silvio era un nombre nuevo. Licenciado en derecho, empresario de éxito, multimillonario. Silvio era el sueño de la clase media italiana de aquel momento, de aquellos que durante 40 años habían votado Democrazia Cristiana: asalariados de rango medio alto o pequeños emprendedores con cierta posición económica, no demasiado implicados en la política y mucho más preocupados (sobre todo los jóvenes) para preparar su propia carrera profesional (a pesar de la crisis política).

Silvio era el héroe, el hombre que había sido capaz de crear un imperio con absoluta honestidad (eso era lo que se pensaba en aquel momento), el exitoso hombre de negocios que controlaba los medios de comunicación privados y que tenía el coraje de llamar a las cosas por su nombre.

Muchos votaros a Silvio (yo también). Quizás porque era la única opción posible o quizás porqué nos dejamos fascinar por “el sueño”: poder económico, posición social, bienestar… si aquel hombre había sido capaz de crear un imperio, como no iba a ser capaz de arreglar el país!

Han pasado 15 años y hoy Silvio representa todo lo que no debería ser un primer ministro: arrogancia, soberbia, egoísmo, mala educación. Una imagen “garrula” y absolutamente lamentable de una persona que, sin discurso político, está primando sus intereses personales por encima de los intereses de un país y de sus obligaciones como gobernante.

Berlusconi me hace reflexionar sobre 2 temas: todo lo que no hay que hacer en política (y en la vida en general) y la total y absoluta falta de una clase política en Italia que en 15 años haya sido capaz de crear algo más sólido que el programa del Silvio.

Anuncios

Written by Marco Cimino

diciembre 9, 2009 at 3:13 am

Publicado en 1 desde Barcelona, Politica

Tagged with ,

A %d blogueros les gusta esto: