Reflexiones 2.0 (Enterprise y Personales) de Marco Cimino

un momento de pausa entre la presión de cada día….

Posts Tagged ‘campañas

…y si lo hiciésemos con un Barcode?

leave a comment »

[tweetmeme source=”mcimino” only_single=false]

Uno de los problemas principales a la hora de plantear algún tipo de promoción basada en códigos QR es la misma ubicación del código. Si queremos promocionar un establecimiento o una marca en concreto, os resultará obvio y hasta insultante, pero deberemos preocuparnos de colocar los códigos QR en un sitio visible (os aseguro que muchas veces no es así), idealmente a la altura de los ojos y explicar (con palabras o imágenes) cual será la acción o el valor que pretendemos aportar al consumidor a cambio de su preciado tiempo (dedicado a escanear el código correspondiente).

En este caso resulta relativamente sencillo encontrar el espacio necesario para poder colocar los códigos, incluso adaptando gráficamente los mismos al entorno.

Pero en el caso de promociones orientadas a productos aparece el problema del espacio: imprimir un código QR en el packaging del producto no siempre es fácil, sobretodo si pensamos a los grandes volúmenes de impresión a los que nos acostumbran nuestros proveedores. Resultado: seguiremos accediendo a los mejores momentos de “la Roja” durante meses si escaneamos el código QR que aparece en las latas de CocaCola!
Pero para eso existen los códigos dinámicos: códigos QR que pueden variar su funcionalidad en el tiempo, sin obligar modificar el código impreso.

Sigue quedando, pero, el problema del espacio. A veces resulta prácticamente imposible encajar un QR (juntamente a todos los demás elementos necesarios y a veces de obligado cumplimiento) en según que tipo de envase.

Por esa razón el equipo técnico de ZASQR le dio 2 vueltas más al tema, llegando a la pregunta clave: ¿y si lo hiciésemos a partir de la lectura del código de barras que ya existe en las confecciones de la mayoría de los productos?

Et voilá, ya lo tenemos!

En la última versión de la plataforma, hemos adaptado la aplicación móvil (para iPhone y Android) para que pueda ser capaz de leer códigos de barras tradicionales. Eso si, sin penalizar de ninguna de las maneras la espectacular velocidad de lectura de los códigos QR (eso explica el porqué de los dos botoncitos de lectura en la versión para iPhone).

Por otra parte el backoffice de la plataforma ha sido adaptado para poder asociar una lista de códigos de barras a cada experiencia, permitiendo así que desde la simple lectura de un código de barras con el lector de zasqr sea posible “invocar” una experiencia (campaña, promo, descuento, envío de información, etc..) que haya sido previamente diseñado a través del backoffice.

Con este último logro ponemos a disposición de las marcas una plataforma de marketing móvil aún más potente, capaz de ser utilizada sin ningún coste de preparación adicional en cualquier producto que incluso ya se encuentre en la cadena de distribución o en el punto de venta, y capaz de aportar realmente valor a los consumidores.

Se me ocurren decenas de aplicaciones posibles, además de las típicas campañas de promoción. Pensad simplemente en recibir el manual de instrucciones de cualquier electrodoméstico (en mi propio idioma), por email y en formato PDF, simplemente leyendo el código de barras de la confección del producto. O el recuperar el prospecto de un medicamento leyendo el código de barras… las fechas de la gira mundial de mi grupo preferido leyendo el barcode impreso en su último CD, o el primer capítulo del próximo libro de ….. WOW, aun mejor.. preparar el “mi lista de la compra” escaneando el barcode de los productos directamente desde mi nevera!

Bueno, creo que es una noticia suficientemente importante como para celebrarlo, no? Por esa razón hemos organizado un concurso en el cual vamos a regalar 1.000€ a una persona afortunada que a partir de hoy y durante todo el mes de agosto sea capaz de descubrir detrás de que código de barras de un producto cualquiera (de los que se encuentran en el supermercado) hemos escondido el premio.

En nuestro blog hemos publicado las instrucciones detalladas para poder participar. No hace falta que os diga que cuantos más códigos de barras seáis capaces de leer, más probabilidades de encontrar el código que esconde el premio tendréis. 

Por “sea caso”  ya está dicho! Feliz verano con zasqr!

Written by Marco Cimino

julio 31, 2012 at 12:58 pm

Uso de los códigos QR en farmacias

leave a comment »

[tweetmeme source=”mcimino” only_single=false]

El modelo de negocio de las farmacias ha evolucionado en los últimos años, pasando a ser de “dispensadores” de medicamentos a verdaderos centros de formación y orientación de los consumidores, acercándose cada vez más a sus necesidades y  llevándoles a analizar y entender las razones que llevan a estos últimos a consumir.

En este proceso de adaptación a las necesidades del mercado, resulta habitual encontrar farmacias con presencia en las redes sociales y, como reflejo de la adaptación al medio digital, son ya muchos los casos de adopción  del código QR como elemento más en la comunicación y promoción.

Si analizamos pero el uso de los códigos QR, volvemos a “topar” con los errores (desde nuestro punto de vista) de siempre:

  • El código QR es un mero “acortador de url” que pretende llevarme desde la calle al mundo virtual (es el caso del QR de la derecha que nos lleva a la página de facebook), sin ofrecerme nada a cambio en compensación de mi atención.
  • El código QR no tiene en cuenta el contexto (es el caso del QR de la izquierda que me lleva a la página web de la farmacia, que no está adaptada a teléfono móvil).

Si damos la vuelta a la situación y pensamos en el consumidor como el “verdadero protagonista”, se nos ocurren 3 ejemplos de “experiencia” a ofrecerle, orientadas a la generación de valor para la persona en el contexto en el que se encuentra (paseando delante de nuestro aparador con un smartphone en el bolsillo).

Os invitamos a descargar la aplicación zasqr desde el App Store o Google Play para poder vivir en primera persona las experiencias y entender de qué estamos hablando.

En este primer caso el código zasqr permite la suscripción a nuestro programa de fidelización. Sin largos cuestionarios, sin esperas, sin necesidad de entrar en la farmacia. La lectura genera el envío de los datos del usuario a la farmacia, que responde de forma automática con un mail de agradecimiento, el catálogo actualizado de los regalos y un bono de 200 puntos gratuitos que se cargan en la tarjeta como recompensa por la lectura del código.

En este segundo ejemplo invitamos a nuestros clientes a descubrir el artículo en promoción de la semana.

La lectura del código desvela de que producto o línea de productos se trata, enviando automáticamente un mail con un bono descuento del 10% sobre el precio de compra. Simple y rápido.

En el último ejemplo, hemos organizado un concurso en el cual los participantes deberán contestar a una pregunta sencilla relacionada con nuestros productos de cosmética. Todos los participantes que respondan correctamente participarán en el sorteo de una sesión de maquillaje en nuestro centro.

Experiencias que aportan valor, pensadas para el contexto en el que se encuentra el consumidor, con capacidad de “propagación” en redes sociales. Esto es zasqr!

Written by Marco Cimino

julio 4, 2012 at 9:24 am

Marketing: Coherencia ante todo

with 3 comments

Hace tan solo unas semanas comentaba con un cliente la importancia de la estrategia y de la definición de un plan antes de abordar cualquier iniciativa de marketing en la empresa.

Muchas, demasiadas veces nos encontramos en situaciones en las cuales el cliente espera de nosotros que concretemos las acciones y el formato que vamos a utilizar incluso antes de sentarnos y hablar de los objetivos, de cuales son sus expectativas y de empezar a trabajar los elementos básicos de comunicación (la marca, su personalidad, nuestro target, etc..).

Cuantas veces nos hemos encontrado en situaciones en las cuales el cliente nos pide un boceto gráfico de su web, una maqueta navegable de su microsite, un documento de arquitectura de contenidos como parte integrante de una propuesta de trabajo u oferta, posiblemente con el objetivo de validar nuestra capacidad; saber si estamos a la altura de sus expectativas.

Y cuantas veces la sensación de que estamos muy cerca de ganar un nuevo reto nos ha hecho caer en esta trampa! Hemos trabajado de forma superficial y con la mitad de la información necesaria para complacer a nuestro cliente y compensar (posiblemente) su incapacidad de abstracción; su dificultad de entender que detrás de nuestras explicaciones de cómo lo íbamos a hacer se hallaba su campaña, su logo, su web, su identidad de marca.

No me cansaré de repetir que las cosas hay que construirlas según un orden. No es posible diseñar una web, plantear una campaña, pensar en un microsite si previamente no hemos analizado lo básico: quienes somos, qué hacemos y a quien le importa! En definitiva, sin tener clara nuestra identidad de marca.

Necesitamos definir nuestros atributos y nuestra personalidad, analizar los distintos segmentos a los cuales nos dirigimos para construir los “raíles” sobre los cuales deslizará nuestra actividad de marketing (on y offline).

Nada debe dejarse al caso, no hay espacio para la creatividad sin que en todo momento validemos si lo que estamos haciendo es coherente con nuestra identidad.

Eso: coherencia. Coherencia y sentido común. Son los ingredientes necesarios pero no suficientes para que obtengamos buenos resultados de nuestras acciones a medio y largo plazo. Sin coherencia con la marca corremos el riesgo de crear falsas expectativas en nuestros consumidores; de transmitir un mensaje que no se ajusta con nuestros productos y servicios. Corremos el riesgo de no cumplir con la promesa que hicimos cuando nos dirigimos a sus puertas para ofrecer algo que prometimos que sería inolvidable!

Un ejemplo de lo que os estoy contando?

Supongamos que yo soy un consumidor medio, 37 años, casado con 1 hijo, trabajo en el departamento de compras de una empresa media, con unos ingresos de 32.000 € brutos anuales, llevo coche desde hace más de 15 años y mi historial de accidentes es limpio. Por cierto, tengo un vehículo de 2 años de antigüedad, de precio medio/alto; digamos un VW Golf. (el target perfecto para una compañía de seguros).

Un día a principios de 2009, sentado en el sofá al lado de mi mujer (en Prime Time).. cuando en Televisión Española todavía ponían publicidad, me llama la atención un anuncio nuevo, diferente!

La adrenalina sube rápidamente a mi cabeza. El mensaje es tan claro y contundente que de pronto experimento la necesidad de pertenecer a La Mutua. Es algo incontrolable; sólo el pensar que o también puedo ser de “la tribu”  me produce un placer casi físico, quiero! Yo también quiero ser de La Mutua!

De repente voy a buscar el ordenador portátil de mi maletín. Mientras lo enciendo (vaya rollo, desde que me lo dieron cada vez que intento “hibernarlo” se me cuelga y así me obliga cada vez a apagarlo, perdiendo así parte de mi valioso tiempo!) ya estoy imaginando las tremendas ventajas de pertenecer a La Mutua.

La cantidad de servicios, un pin de socio, una tarjeta con mi foto e incluso un portadocumentos de piel con el logo de La Mutua para guardar la documentación del coche. Un llavero codificado para que si pierdo las llaves del coche, simplemente dejándolas en un buzón de correo me las devuelvan a casa!! Siiii

Ya estoy.. me voy a la web de La Mutua para darme de alta!

Pero.. descuento 50%? vente a La Mutua y paga la mitad? hasta 25% de descuento? 40% de descuento en seguro de hogar? pero… donde está la tribu? 🙂

Written by Marco Cimino

marzo 16, 2010 at 10:29 am

Publicado en marketing

Tagged with , , , , ,

A %d blogueros les gusta esto: